Los peligros del populismo penal

El siguiente artículo explica el populismo como término general y añadido al derecho penal; así como los peligros al momento de legislar.

Anuncios

Hola amigos!

El tema que trataré hoy es uno de mis favoritos, debido a su gran importancia e influencia en la forma de hacer las leyes; y como sabemos las leyes juegan un papel muy importante en el desarrollo de un país.

El populismo es la voz del pueblo, de la clase popular, de la plebe. Cuando el pueblo sale a las calles a protestar o pedir al Estado que vuelva a su misión original: servir al pueblo.

Hasta aquí vamos de maravilla… ahora, cuando se emplea el populismo al derecho penal surgen algunos problemas; y es que, el pueblo siendo el más afectado por la delincuencia; pide endurecer la pena, aumento de los castigos y soluciones muy drásticas y crueles para los que violan la ley.

populismo-punitivo

¡¡Crucifíquenle!!, “Maten al delincuente”, ¡Tortúrenle!, ¡Sangre y venganza!, ¡Cadena perpetua!!.

Son de las frases que solemos escuchar frente a crímenes de gran conmoción social. Sí, esto hiere mucho al pueblo, sobre todo por la gran mención de estos en los medios de comunicación, la indignación y el miedo que generan en la población, pero estas medidas solo nos calman momentáneamente y no solucionan el problema de raíz.

Como pueblo debemos pensar qué queremos para el futuro de nuestro país. Queremos un país sin delincuencia o queremos espectáculos  de ejecuciones como hace siglos se practicaba ahorcar a los ladrones en las plazas de los pueblos…

Estos métodos fueron practicados durante siglos y no dieron resultados… pasamos por la ley del talión: “ojo por ojo y diente por diente”, en la actualidad aún hay países que contemplan la pena de muerte y cadena perpetua a los reos y continúan teniendo las tasas de criminalidad mas elevadas; mientras que vemos países como holanda con las cárceles vacías debido a las políticas penitenciarias que implementan.

El mayor peligro está cuando, frente a situaciones de terror, el legislador decide hacer caso al pueblo y cambiar las leyes para endurecer las penas y así para calmar el clamor popular dando solución momentánea a un caso aislados pero cuya reforma afecta a 10,000 reos. A esto se le llama populismo punitivo.

“No legislarán en caliente”, debe ser el mandamiento ante los “miedos” de comunicación, ya que aumenta los fanatismos y el miedo. Lo peligroso de rentabilizar ese miedo es que favorece el fascismo.

Lo acertado en política son las decisiones equilibradas que actuar por excepción ya que estos casos, por muy terribles y estridentes que sean, no son lo general.  

Hace poco en nuestro país vimos la salida de un coautor de uno de los crímenes de más impacto a la sociedad dominicana, el famoso caso Llenas Aybar; del asesinato de un niño de 12 años a manos de su primo. El joven luego de cumplir 20 años de prisión salió a las calles como era de esperarse, pero la sociedad dominicana se volcó por medio de sus redes sociales llenos de indignación por “¿como lo han dejado salir?, debió pudrirse en la cárcel”.

Los políticos, que no son para nada tontos, utilizan el populismo para manejar al pueblo. En muchos casos el gobierno utiliza un crimen mediático para restringir derechos, así lo que se quisiera aplicar a un caso concreto se aprovecha para aplicarlo a toda la ciudadanía, consiguiendo así un pueblo más manejable. Y esto es “populismo de derecha”.

populismo derecha

A veces no hacen falta nuevas leyes, sino aplicar las existentes. Y exigírselo a las instituciones, en vez de acuciarlas con reformas innecesarias y alarmistas.

En sociedad es importante aplicar la Justicia y no la venganza, cuando se quiere cambiar una ley por populismo casi siempre son reformas mal orientadas, con prisas, con graves restricciones de derechos y con consecuencias mal o poco estudiadas. Alcanzar las libertades actuales costó muchas muertes y luchas contra el fascismo y las democracias occidentales; si legislan a golpe de periódico se parecen cada vez más a los fascismos anteriores a la segunda guerra mundial. Lo peor de esta manera de pensar es que nos empobrece y nos quita calidad de vida.

545c529d2bc68-full

Cuando hablo de esto me emociono y pudiera escribirles 5,000 palabras, pero no quiero cansarlos, tenemos muchos días para continuar. me despido con esta frase de Benjamín Franklin que para mi engloba todo lo que he dicho antes:

“Aquellos que renunciarían a una libertad esencial para comprar un poco de seguridad momentánea, no merecen ni libertad ni seguridad”.

 

Autor: Breisy Corcino

Abogada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s